14 de agosto de 2009

LOS EXCESOS DE LAS CRISIS FINANCIERAS*


La reciente hecatombe financiera se puede concebir como el resultado de la evolución de varios factores estructurales e interrelacionados que han representado los excesos típicos de otras crisis. Las debacles financieras tienden a registrar varios aspectos que las identifican; suelen tener por lo menos una burbuja especulativa en algún activo movida por la exuberancia irracional de los inversionistas y especuladores, que creen en las valorizaciones perpetuas y actúan sobre apalancados por un mercado crediticio hiperlíquido, con sus reglas de valoración de riesgos relajadas y unos mercados financieros con vacíos regulatorios que incentivan a las entidades financieras a crear las famosas bombas de relojería financiera que no son más que productos financieros estructurados con la intención y promesa de lograr una alta rentabilidad a un menor riesgo, apostándole a un mercado subyacente de valorización indefinida.

Igualmente, en las crisis se descubre el comportamiento moralmente irresponsable de muchos de los actores económicos que, conscientes de los altos riesgos financieros contenidos en ciertas inversiones, los asumen basados en los recursos de otros inversionistas a los que son capaces de engañar, o considerando simplemente la transferencia de sus posibles pérdidas a otras instituciones tales como el Estado o compañías de seguros. Esto último es lo que se denomina riesgo moral.

El regreso del sistema económico liberal extremo a partir de los años ochenta ha favorecido la formación de estos desequilibrios, al permitir la aparición de una banca en sombras que se ha desviado de su función original de intermediario, para incursionar con gran ímpetu en la industria de la innovación de productos financieros, lo cual ha inducido a los bancos de inversión a realizar una gestión activa de sus balances en aras de acreditar los niveles de solvencia que le permiten maximizar su apalancamiento, en un sistema financiero pleno de alternativas de inversión. En tal sentido, los bancos de inversión que fueron protagonistas de la crisis reciente crearon filiales en cuyos balances cargaban tanto la compra de las hipotecas que generaron la hecatombe como con su financiación por medio de la emisión de bonos, que aunque estaban basados en esta hipotecas de alto riesgo, lograban artificialmente las mejores calificaciones de las agencias de riesgos, lo cual facilitaba su venta. Esto condujo a un sobre apalancamiento real pero no visible que se puso al descubierto cuando se reversaron los precios de las viviendas en Estados Unidos como consecuencia de una sobre oferta en un mercado que desde hacía varios años estaba sobre demandado.

Estos últimos acontecimientos han recordado lecciones ignoradas de otras crisis; aunque ahora se han generado en un ambiente de mayor innovación financiera, sus características señalan la recurrente necesidad de regular y vigilar con rigor los mercados financieros, en aras de evitar caer en las trampas de la exuberancia irracional que tiene la capacidad de formar peligrosas burbujas financieras, disfrazar y vender los riesgos y generar incentivos de alto riesgo moral, en un ambiente de débil disciplina de mercado para identificar, medir y gestionar los riesgos financieros.

En actualidad hay consenso en que se debe desechar el paradigma de mercados financieros que se autorregulan, conscientes de que el supuesto de actuación racional generalizada de los agentes en que se inspira este modelo y la transparencia de la información con que estos agentes toman las decisiones han quedado plenamente desvirtuados. Inevitablemente se espera que se acepten los comportamientos irracionales de los mercados que describía John M. Keynes y cuya causa la llamaba espíritus animales o emociones más allá de la razón que los gobiernos deben controlar sin tibiezas.

El gráfico de la parte superior sintetiza los excesos de las crisis identificados en el análisis.

*En este ensayo se comparten algunas conclusiones resultantes de un artículo del autor que hace parte del contenido de la Revista Soluciones de Postgrado EIA, edición cuatro, denominado “Lecciones y retos para la postcrisis financiera 2008-2009”.

2 comentarios:

  1. El regreso del sistema económico liberal extremo a partir de los años ochenta ha favorecido la formación de estos desequilibrios, al permitir la aparición de una bancatissot t touch
    tissot t touch expert
    tissot chronograph
    Tissot Quadrato

    ResponderEliminar
  2. I simply want to mention I am just newbie to weblog and moncler femme really enjoyed your blog site. More than likely I’m want to bookmark your website . You really come with wonderful article content. Thanks a bunch for revealing your website page.

    ResponderEliminar

Bienvenido al Blog de la Escuela de Ingeniería de Antioquia. Sus comentarios son muy importantes para nosotros.

Si desea comentar debe utilizar sus nombres y apellidos completos. Los comentarios de anónimos serán borrados inmediatamente.
Para agregar su nombre completo, simplemente de clic donde dice "Comentar Como" y escoger la opción Nombre/URL, luego debe escribir su nombre completo en la casilla asignada para Nombre.

Muchas gracias por su comprensión.