6 de agosto de 2009

LA AUTOEVALUACIÓN: RECONFIGURACIÓN DEL MODELO UNIVERSITARIO

El presente texto pretende proponer algunos elementos para pensar el vínculo entre la universidad hoy y los procesos de autoevaluación con fines de acreditación. Reconfigurar el modelo de universidad es tan sólo una pretensión de vincular las dinámicas que han generado los procesos de autoevaluación en las instituciones de educación superior con lo que deberían ser en su quehacer cotidiano.

El punto de partida de esta reflexión es la idea de que los procesos de autoevaluación con fines de acreditación vienen transformando las dinámicas de la universidad colombiana; tal vez se esté transitando hacia un modelo de Universidad Acreditada que deja de lado los ideales de la universidad humanista, contestataria, investigadora y política de los años 50, 60, 70, 80 y 90 y se inserta en las necesidades económicas despertadas con la globalización.

En la perspectiva anterior, la pregunta es: ¿Cómo se configura el modelo de Universidad Acreditada?

La respuesta pasa por el currículo, porque es el que posibilita el vínculo entre el contexto sociocultural y la propuesta de formación; es el que permite medir la calidad de la institución. Es lo curricular lo que enlaza la propuesta de formación con los planes de desarrollo local, regional y nacional. En otras palabras, la calidad de la universidad y su reconocimiento público (la acreditación) se valora por su propuesta de formación, materializada en su currículo.

Por lo tanto, el currículo de una universidad acreditada debe tener en cuenta:

La formación para una civilización planetaria y una ciudadanía cosmopolita

La enseñanza debe pensarse como una tarea que transmite estrategias para la vida, para una acción ciudadana articuladora de experiencias y conocimientos y para una contextualización permanente de los problemas fundamentales: comprender nuestras finalidades terrestres, promover el progreso del hombre y buscar el perfeccionamiento de la humanidad. Una educación contra la barbarie, el odio y la dominación; una educación que favorezca repensar el concepto de ética y desarrollo; que propicie un pensamiento en términos planetarios de los problemas mundiales: pensar global/actuar local, pensar local/actuar global. Una educación que dé respuesta a los desafíos globales.

Una mirada sistémica

La institución acreditada debe verse como una red de fenómenos interconectados; reconocer la interdependencia de sus funciones, insertarse en el entorno natural y social, reconocer su historia, su quehacer y los vínculos con la comunidad local, nacional e internacional.

El conocimiento desde la interdisciplinariedad y transdisciplinariedad

Una universidad acreditada, con una concepción del conocimiento en la que sea posible afirmar que las maneras de explicar y comprender el mundo de hoy transitan de una manera diferente, porque el hoy es diferente. La vida no es un plano cartesiano, sino que da cuenta de coyunturas, de movimientos, de cambios, relaciones y transformaciones. El conocimiento hoy es multidisciplinario. Las disciplinas no se oponen sino que se complementan.

El aprendizaje

Dejar aprender, al asumir el conocimiento como acontecimiento y no como representación y el reconocimiento de que la comprensión del mundo no proviene de su descubrimiento, sino de su producción.

La formación flexible

Los procesos de selección, organización y distribución del conocimiento se han constituido desde la lógica del límite: estratificación, aislamiento y separación. La formación se estructura desde un principio de rigidez, en torno a una colección de asignaturas que se enseñan de manera independiente.

Hoy, afirma Manuel Castells, las demandas de la educación exigen mayor compenetración con desempeños genéricos; capacidad productiva; personas capaces de redefinir lo que tienen que hacer, de volver a aprender, y de saber cómo hacer las nuevas tareas; personas con un pensamiento para relacionar y contextualizar. Ser capaces de hacer nuevas preguntas.

De la enseñanza al aprendizaje

Supone el papel protagónico del estudiante, desarrollar competencias, elaborar información, construir vínculos y resolver problemas. La autonomía implica la construcción de procesos comprensivos de las ciencias, las disciplinas y los saberes y el desarrollo de habilidades metacognitivas.
Así, la Universidad Acreditada se arriesga, se piensa, se analiza, se autocritica, se muestra, se atreve; entiende que los tiempos, los docentes, los estudiantes, las necesidades y metodologías cambian y se renuevan; es proactiva, potencia la formación de profesores y hace alianzas, pero ante todo, tiene iniciativa para ayudar a enfrentar los problemas reales y no le teme a la toma de decisiones.

1 comentario:

  1. El punto de partida de esta reflexión es la idea de que los procesos de autoevaluación con fines de acreditación vienen transformando las dinámicas de la universidad colombiana;tattoo machine kits
    Tattoo Supplies
    tattoo designs
    tattoo bar

    ResponderEliminar

Bienvenido al Blog de la Escuela de Ingeniería de Antioquia. Sus comentarios son muy importantes para nosotros.

Si desea comentar debe utilizar sus nombres y apellidos completos. Los comentarios de anónimos serán borrados inmediatamente.
Para agregar su nombre completo, simplemente de clic donde dice "Comentar Como" y escoger la opción Nombre/URL, luego debe escribir su nombre completo en la casilla asignada para Nombre.

Muchas gracias por su comprensión.