10 de julio de 2009

INGENIEROS PARA EL DESARROLLO DEL PAÍS

En una era llamada por muchos “del conocimiento” o “del aprendizaje continuo”, sujeta a cambios permanentes y a altas exigencias de competitividad, se requiere un ingeniero centrado en esta realidad y con una formación especial para desarrollar, a lo largo de la vida, competencias personales y profesionales.

Partamos de un par de definiciones de Ingeniería y analicemos el potencial del ingeniero para impulsar el desarrollo de un país:
· “Se entiende por Ingeniería toda aplicación de las ciencias físicas, químicas y matemáticas, de la técnica industrial y, en general, del ingenio humano, a la utilización e invención sobre la materia”. – Ley 842 de 2003 – Ley que reglamenta el ejercicio de la Ingeniería en Colombia.
· “Ingeniería, profesión creativa para el desarrollo y aplicación del conocimiento científico y tecnológico para satisfacer las necesidades de la sociedad” –Universidad MIT- USA.

Estas definiciones conectan la ingeniería con el ingenio humano, con algunas ciencias y tecnologías y con la práctica. Consideramos que falta un elemento importante, se trata del aporte de las ciencias sociales para lograr la meta de “Orientar la tecnología al servicio del hombre”, por lo cual en la EIA trabajamos con la siguiente definición:

Ingeniería es la profesión en la cual el conocimiento de las ciencias exactas, naturales y sociales, y de la tecnología, se aplica a la creación de soluciones para transformar la naturaleza y las organizaciones en beneficio del hombre.

¿Cuál es el potencial de este ingeniero para impulsar el desarrollo del país? La UNESCO dice “El desarrollo económico de cualquier país depende, en última instancia, del esfuerzo humano. Se requieren seres humanos capacitados para descubrir y explotar los recursos naturales, movilizar el capital, desarrollar la tecnología, producir bienes y distribuirlos entre la población para que la nación toda tenga y disfrute de bienestar. El personal técnico y científico ha contribuido de una manera significativa a estas obras de desarrollo social”. Sin duda es claro el potencial, más aún la responsabilidad, que tiene el ingeniero para impulsar el desarrollo.

La era “del aprendizaje continuo”, en un mundo interconectado y multicultural, requiere un ingeniero integral, en el “ser”, como persona y como ciudadano, con visión de mundo, valores, y liderazgo; en el “saber”, para aprender a pensar y para aprender a aprender, con la visión global que le permita analizar y gestionar información y considerar los distintos factores y la incertidumbre que intervienen en los problemas complejos, que lo motive al trabajo interdisciplinario y sistémico; y en el “hacer”, versátil y competitivo, con una clara vocación de servicio, hacer para “servir”.

La formación de calidad para ingenieros no puede estar orientada a la erudición, con base en la memoria, sino al desarrollo de competencias. Estudios de la UNESCO con universitarios señalan que del conocimiento que un estudiante memoriza, el 50 % se olvida al cabo de un año, y el 80 % al cabo de dos.

Se entienden las competencias como el sistema de conocimientos, habilidades, actitudes y valores en perfeccionamiento continuo por medio del estudio y la práctica. Las competencias personales, objetivos de formación personal, son aquellos rasgos de personalidad como el liderazgo, el trabajo en equipo, la comunicación efectiva, la creatividad, la visión global y sistémica (ver otras sugerencias en los criterios ABET para ingenierías), que se desarrollan desde la niñez y que la universidad, y luego la empresa, impulsan y muchas veces definen como competencias institucionales. Las competencias profesionales se relacionan con las áreas de actuación de cada profesión y se expresan en los objetivos de formación profesional del sistema curricular: modelo del profesional, disciplinas curriculares y asignaturas. En cada área se define qué debe planear, analizar, diseñar, optimizar, construir, evaluar, reciclar o, en resumen, en qué debe ser competente profesionalmente el ingeniero de acuerdo con su especialidad.

Una persona aprende a aprender cuando reflexiona sobre como aprendió y se apropia de la lógica y del método de los saberes involucrados. Para el caso de la ingeniería se deben entonces trabajar la lógica y el método de las ciencias señaladas y de las tecnologías que aportan a su ejercicio profesional. Se han realizado estudios, como El Método de Ingeniería (Billy Vaughn Koen, ACOFI, 1985) para definir un método básico del ingeniero; pienso que debe considerarse que es una combinación de métodos que aportan a la creatividad e ingenio de este profesional, parte científico y parte innovador, a partir de la experimentación y la modelación con sentido práctico.

Considero que aumentará el impacto de los ingenieros en el desarrollo del país si logramos, además, mayor participación en los procesos de análisis y toma de decisiones de los grandes asuntos nacionales. En este sentido aporta una formación socio humanística que incluya una formación básica en política.

¿Qué más debemos hacer?

1 comentario:

  1. Ingenieros que desarrollan soluciones a problematicas de la sociedad: desde mecanismos para facilitar nuestras vidas hasta obras civiles que adapten el entorno a nuestras necesidades sin dañar el medio ambiente

    ResponderEliminar

Bienvenido al Blog de la Escuela de Ingeniería de Antioquia. Sus comentarios son muy importantes para nosotros.

Si desea comentar debe utilizar sus nombres y apellidos completos. Los comentarios de anónimos serán borrados inmediatamente.
Para agregar su nombre completo, simplemente de clic donde dice "Comentar Como" y escoger la opción Nombre/URL, luego debe escribir su nombre completo en la casilla asignada para Nombre.

Muchas gracias por su comprensión.