2 de junio de 2009

CAMPAÑAS CONTRA LA MOVILIDAD PRIVADA

La movilidad en vehículos particulares es un derecho que debe respetarse previo el cumplimiento de deberes y obligaciones por parte de sus propietarios.

Muchas autoridades del País se han dedicado a incomodar a los usuarios de vehículos particulares (autos y motos) con restricciones que dificultan su uso normal: aplicación de pico y placa; dedicación a otros usos de carriles de vías existentes; no construcción de nuevas vías; disminución de especificaciones en el diseño vial; construcción de obstáculos físicos (policías acostados); descuido en el mantenimiento y en la señalización; incremento exagerado de impuestos y trámites; exigencias desproporcionadas sobre uso de elementos adicionales (caso de las motos); restricciones de uso y otras medidas que tratan de impedir el uso normal de los vehículos o de desalentar su propiedad.

Para todo lo anterior se aducen argumentos vinculados a la protección ambiental, a la equidad social, a la defensa ciudadana, a la seguridad vial, al estímulo de transportes alternativos, al incremento de la salud personal, a la disminución de la congestión y las numerosas autoridades que intervienen en algún eslabón del proceso, se encargan de ingeniarse un nuevo trámite, una nueva restricción o variar las anteriores de manera repentina hasta lograr que el caos generado, desaliente al desprotegido ciudadano.

En síntesis, se está creando lo que Juan Carlos Echeverri denomina: “un enfoque fundamentalista anticarro o antimoto” (El Tiempo, 17 – mayo – 09, página 1 – 28).

La movilidad individual en vehículos automotores, tiene grandes “externalidades negativas” cuyos costos deben ser pagados por los propietarios y usuarios; pero el hecho de que se produzcan tales efectos dañinos no debe facultar a las autoridades para tomar decisiones, caóticas más que aleatorias, desorganizadas más que lógicas y destructivas más que productivas. Puede afirmarse que muchas de las acciones de las autoridades públicas sobre la movilidad privada tienen efectos negativos mayores sobre el ambiente, la economía, el desarrollo regional, el ordenamiento urbano y la sociedad que las que tienen la posesión y el uso racional de vehículos automotores particulares.

En muchas ciudades del País no son suficientes los esfuerzos que se están haciendo para normalizar la movilidad de sus habitantes que tienen derecho a que se les den las condiciones cotidianas para viajar desde su vivienda a los lugares de estudio, trabajo, recreación y la satisfacción de otras necesidades básicas, en términos de calidad, oportunidad y costo. En las ciudades que tienen apoyo del Gobierno Nacional para la financiación de sistemas de transporte público, las autoridades locales han concentrado, casi exclusivamente, su atención en construir las primeras etapas de dicho transporte y a poner restricciones en la movilidad por medios privados.
Los esfuerzos que se están haciendo en construcción de nuevas vías, de mantenimiento y mejoramiento de las existentes, de modernización de la señalización, de aplicación de nuevas tecnologías para el control del tránsito vehicular, de empleo de métodos y equipos modernos de construcción vial y de implementación de figuras jurídicas para disponer de nuevos recursos financieros como la valorización, la plusvalía, las concesiones y los peajes son inexistentes o aplicadas de manera tímida y esporádica.

El transporte en vehículos automotores privados es un medio empleado por todas las sociedades modernas y pretender eliminarlo por razones ambientales o planear con la ilusión de poderlo remplazar totalmente y de inmediato con sistemas de transporte masivo público o con esquemas basados en la bicicleta o las caminatas es un despropósito que afecta y afectará de manera irremediable la calidad de vida de los ciudadanos de todas las clases sociales.

Si las autoridades públicas toman una posición más racional sobre el transporte privado y lo entienden y planean como parte de la solución integral al problema complejo de la movilidad ciudadana, con seguridad encontrarán que este medio de transporte es útil y conveniente y que organizado y promovido con lógica, es una fuente de satisfacción de una de las necesidades más sentidas de todos los habitantes de cualquier comunidad del País y que además tiene grandes, benéficas y cuantificables “externalidades positivas” en el empleo, la economía, el desarrollo regional, el ordenamiento urbano y la seguridad y el bienestar colectivos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes. Favor recordar que no se aceptarán comentarios de anónimos.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

Bienvenido al Blog de la Escuela de Ingeniería de Antioquia. Sus comentarios son muy importantes para nosotros.

Si desea comentar debe utilizar sus nombres y apellidos completos. Los comentarios de anónimos serán borrados inmediatamente.
Para agregar su nombre completo, simplemente de clic donde dice "Comentar Como" y escoger la opción Nombre/URL, luego debe escribir su nombre completo en la casilla asignada para Nombre.

Muchas gracias por su comprensión.